El reciente aumento de mosquitos en el Área Metropolitana de Buenos Aires y norte del país ha generado preocupación no solo entre los humanos, sino también en relación con las mascotas que conviven con nosotros. Es fundamental comprender cómo proteger a nuestros amigos peludos de las picaduras y posibles riesgos para su salud.

Aunque la principal preocupación en cuanto a las picaduras de mosquitos es el contagio de enfermedades como el dengue, es importante destacar que los animales no pueden contraer esta infección. Sin embargo, existen otras enfermedades, como la encefalitis y la leishmaniasis, que pueden afectar a perros y gatos.

Aquí hay algunos consejos clave para proteger a nuestros compañeros peludos de los mosquitos:

-Utilizar repelentes adecuados: Consulte con un veterinario para obtener recomendaciones sobre productos repelentes seguros y efectivos para mascotas, evitando el uso de repelentes diseñados para humanos, como el DEET.

-Collares antipulgas: Los collares antipulgas no solo repelen pulgas y garrapatas, sino también otros insectos que se alimentan de la sangre de los animales, brindando protección adicional contra los mosquitos.

-Aceites esenciales: Algunos aceites esenciales, como el eucalipto y el limón, pueden actuar como repelentes de insectos. Sin embargo, es importante consultar con un veterinario antes de usar cualquier aceite esencial en mascotas, especialmente en gatos, que son sensibles a ciertos aceites.

-Mantener agua limpia: Evite la proliferación de mosquitos eliminando el agua estancada en recipientes al aire libre y renovando el agua de las mascotas regularmente.

-Higiene: Mantenga a sus mascotas limpias y cepilladas regularmente para evitar que los mosquitos se alojen en su pelaje.

-Evitar paseos en momentos de mayor actividad: Trate de mantener a las mascotas dentro de la casa durante las primeras horas de la mañana y al atardecer, cuando los mosquitos están más activos.

-Mantener una limpieza general: Una casa limpia y libre de agua estancada es fundamental para prevenir la presencia de mosquitos en el entorno cercano a las mascotas.