La Policía Federal detuvo esta noche a un nuevo sospechoso por la muerte de la periodista Griselda Blanco, quien fue asesinada el sábado último en la ciudad correntina de Curuzú Cuatiá.

Este hombre -cuya identidad no fue dada a conocer- habría mantenido una relación ocasional con Blanco, quien trabajaba como periodista en esa ciudad.

El domicilio de este sospechoso había sido allanado en dos ocasiones durante esta semana, pero recién fue arrestado hoy al surgir pruebas que lo vinculan con el homicidio. De hecho, los peritos policiales pudieron abrir el celular de Blanco y allí encontraron algunos mensajes que mostraban cierta tensión en la relación.

La investigación también reveló que el auto del hombre estuvo cerca del domicilio de Blanco el día del asesinato, al menos, así quedó corroborado a través de las cámaras de seguridad de la zona.

Antes de esta detención había sido demorado Armando Jara, ex pareja de la periodista, pero ahora su situación podría dar un vuelco fundamental en la causa.

La muerte de la mujer está a cargo de la División Homicidios y Departamento Técnico del Cibercrimen, que dependen de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la PFA.