Tita Merello, una leyenda del tango que sigue creciendo

112
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624-815208

Este viernes 11 se cumplieron 115 años del natalicio de Laura Ana Merello, la inolvidable “Tita”, una actriz y cantante que construyó una carrera extraordinaria y dejó tras su fallecimiento, en el año 2002, el inicio de  una leyenda que no para de crecer.

Llegada al mundo en el barrio de San Telmo, de la Ciudad de Buenos Aires, Tita Merello fue criada en un orfanato pero no recibió educación formal. Desde pequeña tuvo necesidad de trabajar en los más variados menesteres. Cuando cumplió 15 tomó coraje y retornó a Buenos Aires, donde le puso el cuerpo a todo: fue corista en un teatro de bajo nivel de la zona portuaria, el “Teatro Bataclán”. Tal vez allí forjó su estilo arrabalero sin igual, expresando en carne viva la emoción de cada tango.

Frontal y sincera al extremo, cuando ya era una consagrada no ocultó que su vocación surgió más fuertemente por la necesidad de dejar la vida de miseria en la que estaba envuelta. Recién hacia los 20 años, aprendió a leer y escribir. Para ese momento, ya era una artista de la danza y el canto. En la segunda mitad de la década de 1920, Tita Merello grabó sus primeros discos de Tango. Su consagratoria versión de la milonga “Se dice de mi” se dio en la película “Mercado de Abasto”, dirigida por Lucas Demare en 1955.

Años más tarde, en 1972, llegaría un particular libro, una autobiografía tan singular como Tita. El libro se tituló La calle y yo. Desde entonces y hasta su fallecimiento a los 98 años de edad, fue cimentando el perfil de una mujer que había exprimido al límite su experiencia en la vida y que por eso podía aconsejar a otras mujeres a cuidarse, a quererse y a hacerse respetar.