Un dramático incidente ocurrido durante una persecución policial en Fontana ha resaltado la importancia de los equipos de protección para los agentes de seguridad. En un giro de acontecimientos que pudo haber tenido un desenlace trágico, un valiente oficial resultó ileso gracias a su chaleco antibalas, después de recibir dos disparos durante el enfrentamiento con delincuentes.

Los hechos se desencadenaron cuando efectivos de la comisaría Primera de Fontana se encontraron con cuatro individuos en la intersección de Augusto Rey y Marconi, quienes, al ser abordados por la policía, emprendieron la huida a bordo de tres motocicletas. La persecución se intensificó cuando dos de los sospechosos fueron seguidos hasta un camino vecinal en dirección al aeropuerto.

Fue en ese momento cuando uno de los delincuentes, tras descender de una moto Yamaha Fz robada, sacó un arma de fuego y abrió fuego contra los agentes. Dos disparos impactaron en el abdomen de un oficial, pero gracias a su chaleco balístico, resultó ileso y su vida fue salvada.

A pesar del intento de escape del agresor hacia una zona boscosa, la rápida intervención policial logró asegurar el área y recuperar la motocicleta abandonada. El vehículo tenía un pedido de secuestro por supuesto robo, solicitado por la comisaría Cuarta de Resistencia.

La moto a la vera del camino vecinal en la zona del aeropuerto donde se produjo el ataque.

Los peritos del Gabinete Científico del Poder Judicial llegaron al lugar para llevar a cabo las investigaciones correspondientes, asegurando el chaleco balístico que presentaba dos impactos de bala y recolectando evidencia relacionada con el incidente, incluyendo dos vainas servidas de calibre 22 marca REM.

La Fiscalía 15, bajo la dirección de la doctora Candela Valdez, ha iniciado acciones legales por "supuesto homicidio en grado de tentativa" en relación con el incidente.