Mario Abramovich, una vida de tango y violín

9
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624-815208

<<Hasta como violinista, sea por timidez, por inseguridad, rehuyó el protagonismo. Así, una de las condiciones que planteó al integrarse al Sexteto Mayor en reemplazo de Reynaldo Nichele fue que nunca tocaría solos. Pero de entrada nomás, en la primera actuación, le reservaron cuatro solos complicados. Disgustado, sin importarle las consecuencias, en la mitad de un tango guardó el violín y se fue. Estaban actuando aquella noche en la Casa de Gardel. El otro violinista de ese momento, Fernando Suárez Paz, salió en su búsqueda por la calle Jean Jaurés y logró que volviera, prometiéndole respetar su deseo. Pero al día siguiente Suárez Paz abandonó el sexteto y Abramovich, momentáneamente único violín, debió tocar todo lo que había jurado no tocar.>> así describe Julio Nudler a Mario Abramovich, violinista argentino que falleciera un lunes 1 de diciembre.

El insigne violinista de Tango Pasión y el memorable Sexteto Mayor, como compositor dejó huella en la melomanía tanguera. Dos tangos evocan su talento, ambos en colaboración con el bandoneonista Luis Stazo: “Preludio a Francini”, en homenaje al gran violinista, y “De moño”. Compusieron un tercer tango, también instrumental, aún sin nombre. Inútil preguntar qué hizo cada cual en esas obras: ése es un secreto que juraron guardar.