La lactancia materna, un tema crucial en la crianza de los hijos, ha sido objeto de análisis en un reciente estudio que revela la compleja intersección entre los mandatos sociales y la libertad de elección de las madres.

Según esta investigación, realizada entre 400 madres y padres de bebés de hasta 9 meses en todo el país, la lactancia ocupa un lugar destacado en los cuestionamientos y preocupaciones de las mujeres en esta etapa. Se reveló que un 86% de las madres considera que la lactancia es uno de los aspectos que más sobrecarga y agotamiento les genera, y un 73% se siente presionada en términos de crianza.

Una de las principales fuentes de esta presión proviene del entorno social de las madres, especialmente de otras mujeres en su círculo cercano. Este peso se traduce en exigencias autoimpuestas y sentimientos de culpa, incomprensión y soledad.

El estudio también aborda la cuestión del equilibrio entre la vida laboral y la crianza, revelando que más de la mitad de las mujeres siente la doble presión de regresar al trabajo rápidamente después del parto y al mismo tiempo ser una madre "perfecta".

Es destacable que, aunque la participación del padre en la crianza es cada vez más común, las mujeres siguen sintiendo la presión de ser vistas como las principales cuidadoras. El 75% de las madres que no cuentan con la participación del padre en el proceso de alimentación y crianza de sus bebés declaran sentirse con poca libertad en su vida cotidiana.

Estos hallazgos subrayan la importancia de respetar la libertad de elección de las madres en cuanto a la alimentación y crianza de sus hijos, así como de brindarles el apoyo necesario para afrontar los desafíos emocionales y mentales que conlleva la maternidad. En última instancia, se destaca la importancia de las redes sociales como espacios útiles para compartir experiencias y buscar apoyo profesional y científico.