El operativo en el Puente no genera protecciones, solamente embotellamientos

51
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624-815208

El domingo 2, miles de automovilistas vivieron un calvario para cruzar el puente interprovincial “General Belgrano”. La fila de vehículos ocupó por momentos los 5 kilómetros que van desde la estación de peaje en territorio chaqueño hasta el acceso a la avenida 3 de abril, en la capital correntina. El cuello de botella se generó en el puesto de control de acceso al Chaco organizado por la Policía. Las personas que regresaban a Resistencia tuvieron que armarse de una enorme paciencia ya que todos debían converger a un solo carril tras pasar las casillas de peaje, cuyas barreras, en un momento, fueron levantadas por decisión de Vialidad Nacional para tratar de facilitar el tránsito.

Como si la situación no fuera lo suficientemente dañina para los ciudadanos, la indignación crecía al advertir que cada automóvil que ingresaba al Chaco no recibía ningún tipo de control. Solamente los dejaban pasar, mientras eran observados por una decena de policías apostados en el lugar. Es decir que fue un operativo que no controló dato alguno en el acceso de estas personas y – por lo tanto – tampoco se puede decir que haya servido para proteger potenciales contagios en el contexto de pandemia que se vive.

Las autoridades a cargo de estas decisiones deben determinar, fehacientemente, para qué sostienen estas medidas que lejos de resolver problemas solamente exponen a los ciudadanos a situaciones que agotan su límite de paciencia.