Día de la Enfermera: labor fundamental en las trincheras durante la pandemia

98
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624-815208

En Argentina, el 21 de noviembre se celebra el Día de la Enfermera, porque en esta fecha, en 1935, se fundó la Federación de Asociaciones de Profesionales Católicas de Enfermería, que nombró como patrona a la Virgen de los Remedios, cuya festividad se celebra el 21/11 y es la patrona de la actividad. Si bien el 12 de mayo es el Día Internacional de la Enfermera, en conmemoración del nacimiento de Florence Nightingale, el 21 de noviembre es parte de la Historia de la Enfermería Argentina y se celebra el Día de la Enfermería Argentina o Día de la Enfermera Argentina.

Desde distintos estamentos teóricos y profesionales de nuestro país, se propone celebrar el 22 de noviembre (de 1859) como el verdadero Día de la Enfermería Argentina, por el nacimiento de Cecilia Grierson, a quien se reconoce como la teórica que fundó la enfermería moderna de América Latina. Grierson fue la fundadora de la Primera Escuela de Enfermería de América del Sur, justamente en nuestro país, iniciando las clases en Buenos Aires, en 1886.

Si nos remontamos a los orígenes, la formación de las enfermeras era de carácter benéfico y empírico, de las necesidades propias que requerían de su presencia, guerras, plaga, y catástrofes. Con el tiempo, esta disciplina profesional es impartida por universidades para cumplir funciones en los centros y hospitales, nacionales, provinciales, fuerzas armadas, clínicas, servicios públicos o privados.

¿Silencio hospital?

Muriel Mercedes Wabney era una modelo argentina que en 1947 firmó un contrato de exclusividad con Harrod’s, modeló para Ducilo y entre otros trabajos formó parte del staff del modisto Jean Cartier y su histórico programa El arte de la elegancia. La célebre foto “shhhhh” o “silencio hospital”, según la desaparecida revista Paralelo 38 indica que la idea fue de Juan Craichik, jefe de visitadores médicos de la empresa Taranto, fábrica de instrumental y laboratorio.

El hombre reveló que en 1953, mientras visitaba un hospital de Rosario. “La sala estaba atestada, y cada tanto una enfermera pedía, sin éxito, silencio. Entonces se me ocurrió crear una imagen elocuente que cumpliera la misma función”. Presentó el proyecto en su empresa, lo aprobaron, convocaron a varios modelos profesionales, y ganó Muriel Mercedes Wabney. La sesión fotográfica duró toda una tarde y la empresa Taranto no lucró con la distribución mundial de esa imagen sino que “la regaló a hospitales, maternidades, clínicas, etc” Wabney, rara vez aceptó hablar públicamente, era casada, que no tenía hijos y nunca se supo cuánto le pagaron por la foto que recorrió el mundo.

Esenciales

Como siempre ocurre en las crisis sanitarias, las enfermeras han estado en la primera línea para combatir la pandemia de coronavirus.

Desde brindar atención a pacientes hospitalizados hasta participar activamente en otras intervenciones las enfermeras han trabajado las 24 horas para proteger la salud y el bienestar de la sociedad.

Son parte fundamental del sistema sanitario en la trinchera que ha obligado a formar entre el COVID-19 y la sociedad. Muchos de ellos haciendo grandes sacrificios para no exponer a sus propios familiares y amigos a un virus que vino a sacudir intempestivamente el modelo de vida convulsionado de un Siglo XXI que parece no perdonar.