El panorama del mercado de la yerba mate está a punto de experimentar un cambio drástico a partir del primero de abril, con la entrada en vigor de la desregulación del precio de la hoja verde, tras 22 años de control por parte del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

La medida, impulsada por un decreto de Javier Milei, ha generado expectativas y preocupaciones en el sector yerbatero. Por un lado, se espera una competencia de precios más intensa, ya que los productores tendrán la libertad de fijar sus propios precios para la hoja verde. Actualmente, el valor se sitúa en 379 pesos por kilo, mientras que los productores demandan 500 pesos, lo que refleja una brecha significativa.

Sin embargo, hay voces que advierten sobre los posibles efectos negativos para los pequeños productores. La eliminación del control de precios podría resultar en una presión a la baja sobre los valores pagados por la hoja verde, especialmente si las industrias deciden trasladar la puja de precios a favor de sus márgenes de beneficio.

Además, la desregulación podría impactar en la oferta de yerba en las góndolas. Con la competencia de precios en juego, las empresas podrían optar por buscar alternativas más económicas, lo que podría afectar la diversidad y calidad de los productos disponibles para los consumidores.