Argentina se encuentra entre los países con los salarios mínimos más bajos de América Latina, según datos recientes que destacan las disparidades económicas en la región. A diferencia de sus vecinos como Costa Rica, Uruguay y Chile, que registran mejores índices de remuneración, Argentina comparte esta posición con naciones como Nicaragua, Haití, Cuba y Venezuela.

El presidente Javier Milei anunció en febrero un aumento del salario mínimo, llevándolo de $156 mil mensuales a $180 mil, con una proyección de alcanzar los $208 mil en marzo, equivalente a unos USD 200,80 al tipo de cambio libre.

De acuerdo con un ranking elaborado por Infobae, Argentina se sitúa entre los cinco países con los ingresos más bajos de la región, mientras que Costa Rica (USD 714), Uruguay (USD 594), Chile (USD 470), Ecuador (USD 460) y México (USD 456) figuran entre los países con salarios mínimos más altos. Por otro lado, Brasil presenta un salario mínimo de USD 282.

La comparación de los salarios considera el poder adquisitivo de los ciudadanos, lo que explica en parte la posición de Argentina en el ranking latinoamericano de salarios mínimos. La alta inflación del país, que alcanzó el 13,2% en febrero y un alarmante 276% en el último año según el INDEC, contribuye a esta situación.