El mercado automotor argentino atraviesa una severa crisis reflejada en el marcado descenso de las ventas de vehículos 0km. Según datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA), las ventas han disminuido más del 30% en lo que va del año, con una caída aún más pronunciada en el mes de marzo, que registró una baja cercana al 37%.

Ante este panorama desafiante, las concesionarias han comenzado a implementar estrategias para incentivar la compra de automóviles y camionetas, incluyendo significativas rebajas de hasta el 25% en los precios de lista. Además, algunas marcas han lanzado planes de financiamiento con "tasa cero", aunque con límites de financiación que oscilan entre cinco y 12 millones de pesos.

Las pickups son uno de los segmentos más afectados por esta situación, con marcas como Toyota manteniendo los precios de febrero para la Hilux en abril, y otras ofreciendo descuentos en sus modelos. Por ejemplo, la Volkswagen Amarok 2.0 TDI de cabina doble, que inició el mes de marzo con un precio de lista de 52 millones de pesos, ha sido vista en algunas concesionarias por tan solo $47 millones, marcando un descenso del 10%.

Renault, por su parte, ha anunciado la reducción de 270 contratos en su planta de Santa Isabel debido a la baja en las ventas internas, mientras que Toyota ha implementado un programa de retiros voluntarios debido a la disminución de sus exportaciones. General Motors también ha detenido su producción temporalmente debido a las restricciones cambiarias.

Esta abrupta caída en las ventas contrasta con el escenario a principios de año, cuando había una alta demanda impulsada por la liberación de precios por parte del gobierno. Sin embargo, los aumentos de precios aplicados por las terminales automotrices no fueron acompañados por los compradores, lo que resultó en una situación de dificultad para las concesionarias.

En este contexto, el Fiat Cronos continúa liderando las ventas en 2024, aunque con una caída del 38% en comparación con el mismo período del año anterior. Las concesionarias están ofreciendo descuentos significativos, especialmente para pagos al contado, como parte de sus esfuerzos por mantener la actividad en un mercado desafiante.